En este momento estás viendo ¿DEBEMOS BAÑAR A NUESTRO GATO?

¿DEBEMOS BAÑAR A NUESTRO GATO?

Los gatos, son animales extremadamente limpios que se acicalan continuamente con la ayuda de su lengua, y algunos muestran mucha resistencia a ducharse, por ello nos preguntamos si debemos bañarlos.

Bañarlos es necesario, la frecuencia varía dependiendo de varios factores, como si el gato sale al exterior, si tiene cabello muy largo, su raza, si tiene parásitos o pulgas, gatos que entren a lugares sucios o se contaminen de grasa, gasolina o alguna otra sustancia que pueda ser tóxica nuestra ayuda para removerla de su pelaje y/o piel. Así que puede llegar el momento donde sea necesario bañarlos. Lamentablemente, muchos dueños de gatos no pueden contar con esa suerte ya que para algunos casi imposible el contacto de los felinos con el agua. 
Según investigadores, los gatos domésticos no le temerían al agua en sí. Lo que sucede es que cuentan con una experiencia acotada que les hace desconfiar de todo aquello que les resulta desconocido y en este caso en particular a todo aquello que está mojado.

La mayoría está acostumbran a mostrar hostilidad ante el contacto de su cuerpo con el agua, a menos que desde pequeños (a partir de los 2 meses de edad) se le haya acostumbrado al baño o el contacto con el agua. Ese es el motivo por el que en ocasiones se recomienda el uso de espumas de lavado en seco y cepillado

Se recomienda bañar a su gato una vez por mes, deberá tener tacto y paciencia. Aunque a tu gato le guste el agua, cualquier movimiento brusco puede generarle estrés y complicar la actividad. Puedes usar la bañera, o un recipiente que se ajuste a su tamaño, agua tibia (30 grados) y un champú específico para felinos. Éste último punto es muy importante, porque los champús para humanos, aunque sean neutros, no respetan el PH de la piel de los gatos. Antes de empezar, deja correr el agua unos segundos para que tu gato se acostumbre al sonido.

Evite el contacto del agua con sus orejas y ojos. De esta manera, disminuirás el riesgo de que desarrolle infecciones. Enjabónalo mientras lo acaricias, y deja que el champú actúe durante unos minutos. Finaliza el proceso aclarando su cuerpo con abundante agua para eliminar restos de jabón. Se debe secar con una toalla, con mucho mimo y cuidado. Cuando esté totalmente seco y tranquilo, puedes darle un último cepillado para que su pelaje quede uniforme.

Si usted se le dificulta o no tiene las condiciones adecuadas para bañar a su gato en casa, se le recomienda asistir con su veterinario, para que se le asista en su aseo cuando sea necesario, recuerde usar productos adecuados para no dañar la salud de su gato.